Select Page

Vacas flacas y vacas con panza normal

Los que tienen más de 35 años tal vez recuerden esto.

Cada año el presidente enviaba al Congreso su propuesta de Ley de Ingresos y a la Cámara de Diputados su propuesta de Presupuesto de Egresos. Dado que un buen porcentaje del gasto del gobierno venía de los ingresos que se le exprimían a PEMEX, un factor muy importante para ver cuánto se podía gastar era el precio promedio que se le ponía al barril de petróleo. A un mayor precio del petróleo se correspondía un mayor ingreso que entonces permitía más gasto.

Por eso era común que, por ejemplo, el gobierno hiciera cálculos con petróleo a USD$50 por barril, pero los diputados exigieran más gasto para poder tener moches, quedar bien en el distrito, tener moches, dar obra pública al amigo, tener moches, asignarse contratos vía prestanombres, tener moches y algunos otros usos, incluido tener moches.

Entonces el gobierno anunciaba magnánimo que ahora el nuevo precio estimado en el presupuesto pasaba a USD$55 por barril, entonces “aparecían” de repente miles de millones de pesos extra, y se repartía más dinero y en el congreso eso se solía votar por casi unanimidad de priistas (dinos y neos), panistas (calderonistas y anticalderonistas) y perredistas (chuchos y obradoristas).

La prensa palera de aquel entonces solía presentar eso como un gran triunfo de la negociación política, y lo de menos era preguntarse si los USD$50 que se proponían al principio eran sensatos, o si los USD$55 nuevos eran alcanzables. En general parecía más bien un simple despeje de fórmula. “-¿A cuánto hay que poner el petróleo para que aparezcan veinte mil millones de pesos extra? Con eso los diputados rijosos ya lo votan a favor. –Pues súbele unos cinco dolaritos a ver a qué numero llegamos”.

Y como nadie sabe exactamente a cuánto va a estar el precio promedio del petróleo, o cuántos barriles de petróleo se van a producir, pues al final de cada año o sobraba o faltaba dinero.

En caso de que el precio del petróleo superara las expectativas pues pura fiesta en la burocracia. Se gastaba de más, se cubrían más fácil los desfalcos, se creaban más puestos de confianza, más turismo internacional de burócratas y pues sí, más dinero para moches y estafas maestras y para darle obra al compadre que me construye casas blancas. Todo era alegría para todos excepto para los que en teoría somos dueños de PEMEX y no veíamos ese excedente por ningún lado.

Pero si el precio estaba por debajo era peor. Varios recordamos a Zedillo, a Fox, a Calderón o a EPN salir con cara cariacontecida a decir “tendremos que hacer ajustes dolorosos pero necesarios. Lo responsable es reducir gastos para no aumentar el déficit. Haremos un programa de ajuste. Debemos apretarnos el cinturón. Vamos a cortar gasto corriente sin afectar gasto de inversión ni servicios al público y, sobre todo, no se incrementará la deuda”. Varios combativos moneros de aquel entonces, que hoy arrastran el prestigio como la nueva prensa dócil y palera, nos deleitaban con sus imágenes del mexicano pobre al que el cinturón le daba mil vueltas de tan flaco que estaba, en lo que el presidente y el secretario de Hacienda de traje le decían que los que sufrían eran ellos. Y el resultado final lo sabíamos todos: sí subía el endeudamiento tanto interno como externo, no se reducía el gasto corriente, sí se reducía el gasto de inversión y pues los políticos se quedaban con sus estafas, los diputados con los moches, los compadres con los contratos y los mexicanos con las consecuencias.

A pesar de lo mal que lo hicieron el PAN y el PRI (ambos, pero sobre todo este último), de repente tenían chispazos. Incluso el burro puede tocar la flauta de repente.

Y uno de sus chispazos fue hacer un guardadito que es más complejo pero que trataré de simplificar: si se ponía en el presupuesto el petróleo a USD$50 y el resultado final era mayor, en vez de despilfarrar toda la diferencia solo iban a despilfarrar una parte (porque ni modo que la casa pierda) pero iban a ahorrar otra parte. Si hacían eso los años con precio real del petróleo por arriba del presupuestado, entonces se iba a generar un ahorro para que los años que pasara lo opuesto (precio real menor que el proyectado) no se tuviera que recortar tan salvaje el gasto. La idea no es tan complicada: si un año te sobran 100 pesos, guárdalos para el año en el que te falten. Esto empezó en 2001, con Fox.

Total, que este 2019 ese fondo tiene cerrando números 300 mil millones de pesos. Ya es alguito.

Total, que este 2019 el gobierno de AMLO quiere pellizcarle algo entre la mitad y las dos terceras partes de su valor.

¿Lo quiere hacer porque se activaron los supuestos de las reglas de operación? No. Lo quiere usar porque el desastroso manejo de PEMEX, en donde no han sido capaces de presentar en un EXCEL básico de dónde van a tomar el dinero para afrontar los egresos (básicamente vencimientos de deuda y gasto de inversión CAPEX), en donde cuando van a presentar números a Nueva York quedan en ridículo, en donde si las calificadoras detectan esas inconsistencias dan avisos que son seguidos de amenazas de presidentes  mañaneros y senadores bravucones, en donde a los inversionistas les podrá gustar lo lindo que habla AMLO pero no le creen mucho, pues refinanciar los vencimientos de deuda en dólares de PEMEX suena difícil. Tendría que hacerse una combinación entre pagar una tasa mucho mayor, emitir a un plazo mucho menor, y que el gobierno hiciera una garantía total o parcial de la deuda de PEMEX.

Y pues la idea con la que están saliendo ahora es que mejor se cubra el pago de los vencimientos de la deuda de PEMEX pellizcando a ese fondo donde tenemos el guardadito.

Sí, AMLO recibió un PEMEX muy deteriorado, muy endeudado, con un sindicato muy corrupto, con directivos muy hábiles para darle obra a los compadres. Nada de eso es culpa de AMLO y él cuando llegó así estaba.

Pero si a estas alturas alguien cree que el dúo dinámico Rocío Nahle – Octavio Ronero Oropeza es la solución a ese desastre pues entonces ni cómo ayudarlo.

Entonces lo más competente que hay en el gabinete de AMLO que es el equipo de Hacienda necesita entrar porque desde el punto de vista financiero si cae PEMEX cae el gobierno federal. Y como no está en ellos cuadrar las cuentas de PEMEX y como a pesar de que el subsecretario de Hacienda dijo al Financial Times que no iban a gastar en la refinería sino en extracción (lo que para los que saben suena a “no voy a tirar el dinero a la basura sino que lo voy a invertir en donde hasta PEMEX gana mucho”) solo para ser desacreditado en vivo y a todo color (aunque des pa ci to) en la mañanera por el jefe de su jefe, pues ya les quedó claro que ellos deben entrar al quite.

Y qué bien que haya adultos en la mesa desde el lado de SHCP que puedan entrar a ayudar a los de PEMEX que están nivel chapoteadero.

Pero qué mal que lo que están planteando usar sea ese ahorro. Sí, los bienes son para los males. Pero tomar gran parte de un ahorro que llevamos veinte años haciendo para financiar una refinería en donde la única duda que tienen los expertos es si perderá muchísimo dinero o muchisísimo no parece la decisión más responsable.

Entiendo a la SHCP. Si AMLO se empeña en hacer la refinería justo ahí, y se empeña en no apoyarse en capital privado para aumentar la base de producción, y además mantiene a evidentes ineptos al mando de PEMEX, pues PEMEX no será sujeta de crédito por sí misma a precios razonables y entonces pues hay que apoquinar.

Pero usar el fondo para la época de vacas flacas cuando el petróleo está en niveles de vacas con panza normal parece mala idea en el largo plazo aunque sí, de corto plazo es positiva porque si mi hijo no tiene cómo pagar su deuda yo le digo al banco que en la chequera tengo lo suficiente y pago yo y salvo el día. Pero si mi hijo se sigue endeudando llegará el momento en que se me acabe también lo mío.

Y PEMEX, con las ideas de AMLO ejecutadas por Rocío Nahle y Romero Oropeza es ese hijo que seguirá necesitando ayuda.

Y cuando tengamos una recesión internacional en algún momento hacia mediados del sexenio, algo que casi todos los analistas dan por descontado e incluso Urzúa lo considera casi un hecho, pues tendremos vacas flacas en el rancho. Y cuando volteemos a ver la alcancía resulta que ya la rompimos y ya no tiene mucho.

P. D. Sé que para muchos es casi imposible pero tal vez deberíamos ir pensando en algo: en este panorama arriba descrito hay mucho de culpa de AMLO, del PRI, del PAN, del PRD, y de políticos de todos los colores que han pasado de partido en partido y de oposición a gobierno y de gobierno a oposición. Ojalá pensemos más en “políticos vs. ciudadanos” que en “pejezombies vs. derechairos”.

Mínimo Común Múltiplo

Mínimo Común Múltiplo

No sé si haya algo podrido en Dinamarca, pero me parece que sí hay algo de eso en la opinión pública en México.

Por supuesto no todos pensamos igual, y lo sano es que diferentes posturas puedan convivir.

Y en lo que tiene que ver con políticas públicas pues sí, todo mundo tiene derecho a dar su opinión pero hay un grupo que se encarga de tomar decisiones y ejecutarlas. Uno puede pensar lo que sea sobre cómo se debe manejar PEMEX pero la decisión le toca a AMLO y él delegó en Octavio Romero Oropeza esa responsabilidad.

A unos les gusta, a otros no. No pasa nada, así es la democracia, hay leyes, pesos y contrapesos y pues cadena de oración para que sirvan. No nos vamos a poner todos de acuerdo.

Pero ojalá podamos llegar a tener una especie de mínimo común múltiplo. Que haya conductas que se consideren reprobables, y que se consideren así independientemente de quién las haga.

Estos 100 días de gobierno de AMLO han sido un largo concierto de acciones que hoy son juzgadas como negativas por muchos que antes veían esas mismas acciones como normales, y viceversa. Muchos otrora combativos activistas hoy son mansos corderitos en nómina. Varios periodistas y caricaturistas que se asumían críticos del gobierno resulta que en realidad no lo eran. Eran igual de porristas que los periodistas paleros que criticaban. Solo le iban a otro equipo.

Va de nuevo: no hablo de si está bien o está mal quitarle pensiones a expresidentes o vender el avión presidencial o cancelar el NAICM. Son decisiones que tomó quien debía tomarlas y ya veremos los resultados.

Pero sí veo un gran problema que a la pregunta de si hay que cuidar un lago o una selva la respuesta sea “depende. ¿Lo propuso EPN o AMLO?”.

O a si hay que acabar una obra pública donde ya se invirtió mucho dinero. Depende. ¿Es el proyecto de Morelos que AMLO sí quiere o el NAICM que le cae mal?

Los asesinatos. ¿Son “los muertos de Calderón” y “los muertos de Peña” pero ahora solo son carpetas de investigación por desahogar?

¿Cómo ven que se le metan cientos de millones de pesos en total opacidad a una oficina que promueva el pasatiempo del presidente? En una sociedad con un mínimo común de sensatez eso se ve mal y ya. En el México de hoy pues depende. 

¿Nepotismo? ¿Alianzas con el Verde? ¿Gente con pasado cuestionable? ¿Pipas sin licitación? Depende.

Y no solo en el gobierno. ¿Que mi encuesta en Twitter sale como yo quiero? Ahí está la voz del pueblo bueno. ¿Que ya salió la opción que no quería? Pues bots y Felipe Calderón y Juan de O’Donojú y Acamapichtli.

Menciono a la Cuarta Transformación porque son los que están ahora y porque son particularmente ricos en ese tipo de justificaciones maromeras. Pero vamos a hablar por ejemplo del PAN (del PRI no tiene caso hablar, solo esperar que el partido se muera y bailar un jarabe tapatío sobre su tumba).

El PAN llega al poder federal con Vicente Fox. Y ya estaban en puestos de poder una tal Elba Esther Gordillo y un tal Romero Deschamps. En la oposición el PAN dio 15,000 discursos sobre ese tipo de sindicalismo corrupto. Y luego PUM, gobernaron 12 años con ese sindicalismo corrupto. Y no hubo de parte de panistas el mismo nivel de reclamo a Fox y a Calderón como sí se le reclamó a Zedillo. ¿Por qué? Por esa falta de estándares mínimos de ética y de convicciones que llevaron a justificarle a gobiernos panistas justo lo que criticaban en tiempos del PRI.

Pero no hay que ir tan lejos. En la campaña de Anaya había mucha gente impresentable y pues a decir que los impresentables del PRi y los de MoReNa eran peores. Triste consuelo.

Y bueno, Margarita no llegó a la boleta presidencial pero sí fue candidata. Y le escuché cero críticas específicas al gobierno de su esposo cuando sí criticó las mismas conductas en los demás sexenios. ¿Por qué? Porque no hay ese mínimo común.

Se entiende un poco más en los políticos esa “volatilidad”. También en las organizaciones supuestamente no alineadas a un partido pero que al final parecen más agencias de colocaciones que de deliberaciones.

Pero como sociedad no podemos dejar que nos pase eso. Que antes de comentar si X acción está bien o está mal preguntemos quién la propuso.

Ojalá hubiera más honestidad intelectual. Que cada uno en total libertad trace su línea de lo admisible y lo inadmisible. Por supuesto que en muchas cosas no nos vamos a poner de acuerdo.

Pero sí encontraremos mayorías enormes en muchas cosas. A la gran mayoría no nos gusta la corrupción, el despilfarro, el que haya funcionarios incompetentes, las licitaciones al compadre, las declaraciones patrimoniales amañadas, los partidos políticos prostitutos. Y de esos defectos y mil mal está plagada nuestra clase política.

Usemos esa mayoría como mínimo común para exigirle a todos los partidos políticos. Desde las redes sociales se han ganado varias batallas contra el gobierno actual y el anterior. Podemos ganar más batallas si buscamos esos mínimos comunes y criticamos tanto al Fiscal Carnal Federal de MoReNa como al Fiscal Carnal guanajuatense del PAN. No le busquemos la maroma, no digamos que no es lo mismo cuando ES lo mismo.

Lo anterior no debería implicar mucho trabajo. Solo implica para los que votaron por AMLO aceptar que él se equivoca a veces, que su partido se equivoca a veces y los funcionarios de su gobierno se equivocan a veces.

Y solo implica para los que no votamos por AMLO reconocer que ha hecho cosas buenas que no se hicieron en sexenios anteriores, y que no es muy ético criticar hoy lo que no se le criticaba a los anteriores.

Cada uno hará el balance sobre si X político o Y partido tiene un balance positivo o negativo.

Pero intentemos tener esos mínimos comunes y evaluar con respecto a ellos.

Así al menos le elevamos el costo a los políticos que al menos la pensarán dos veces si saben que gente que simpatiza con ellos no aprueba conductas que considera inadmisibles.

El Trimestre Económico y Botswana

El Trimestre Económico y Botswana

 

Paco Ignacio Taibo sigue tratando de meterla doblada. Pareciera a simple vista que el nuevo objetivo es menor: una revista del Fondo de Cultura Económica llamada Trimestre Económico, que combinaba al mismo tiempo un alto prestigio y un casi nulo interés general (lo que es lógico al ser una revista especializada).

 

Si tal vez el 99% de los mexicanos no sabía siquiera que existía esa revista, ¿qué importancia puede tener que Taibo plantee darle un giro de 180 grados?

 

Pues las razones del cambio. Taibo dice que “el PENSAMIENTO neoliberal será expulsado de la revista”. Si alguien publica cualquier cosa que al nuevo politburó de la revista le parezca “de derecha”, en ese mismo artículo deberá refutarse la posición. Algo así como “dicen que el liberalismo funciona PERO en realidad es una basura”. No lo pienso yo ni lo deduzco. No. Ahí están los videos.

 

Ya empezamos con problemas serios. Un funcionario gubernamental prohíbe un PENSAMIENTO. Algo digno de regímenes totalitarios, como ese que Taibo quiere que en México se construya.

 

Aquí no vale el argumento de los treinta millones de votos. Aquí no vale el tema de la mayoría en la Cámara de Diputados. AMLO ganó una elección legítima, y tiene los diputados suficientes para por ejemplo, aprobar el Presupuesto de Egresos de la Federación que mejor consideren que cumpla con sus objetivos. Para eso ganaron.

 

Pero de eso a borrar una manera de pensar hay un gran, enorme trecho. O debería haberlo. No para Taibo.

 

¿Van a hacer campos de reeducación, como bromeaban durante la campaña los que hoy son burócratas de la Cuarta Transformación? ¿Van a poner Policías de Ideología en los retenes a hacer preguntas para ver si la gente tiene el pensamiento correcto o uno prohibido?

 

Algún lugar debiera tener en México el que piense que el liberalismo es el mejor camino para el progreso de un país. Argumentos sobran. Las evidencias están listas para el que quiera. Vamos a repasar algunas.

 

ÍNDICE DE LIBERTAD ECONÓMICA (ILE)

 

Primero centremos la discusión en un término medible. En general podemos decir que los liberales queremos que en un país se lleven a cabo las políticas públicas que logren que se avance en el Índice de Libertad Económica.

 

Ese índice se basa en 12 diferentes calificaciones, divididas en cuatro principales rubros: Estado de derecho, tamaño del gobierno, eficiencia regulatoria y mercados abiertos. Luego se promedia cada una de esos resultados para llegar al Índice de Libertad Económica.

 

Empecemos por el punto de partida. ¿En dónde está México en el ILE? Pues en un vergonzoso lugar 63. Eso, por supuesto, no es culpa de AMLO. Él cuando llegó así estaba. Si recibió eso es porque eso EPN le entregó. Hay 62 países con más libertad económica que México.

 

Aquí la pregunta es si las medidas que AMLO está tomando nos acercan más a mejorar la posición de México en el ILE o a empeorarla.

 

Pero vamos un paso atrás. ¿Será bueno avanzar en ese índice solo porque sí? ¿Será un dictado de Washington, Trump, George Soros y Wall Street? Pues vamos a ver quiénes están en los primeros lugares y quiénes en los últimos. Así nos podemos dar una idea de si vale la pena tener al ILE como referencia.

 

Los países que están en los primeros cinco lugares son Suiza, Singapur, Hong Kong, Nueva Zelanda y Australia. Países con y sin recursos naturales. Países milenarios y nuevos. Con mucha extensión territorial y muy poca. Sin vecinos o con muchos. Con o sin acceso al mar. En Europa, en Oceanía, en Asia. Si nos vamos hasta la posición 9 incluimos a Canadá, entonces le agregamos América. No tienen mucho en común, excepto muy alta libertad económica.

 

Pues qué creen, lectores, lectoras, lecteres. Si ven los países que encabezan el ILE, ven países con un nivel de pobreza mucho menor al promedio, con gente mejor educada, una alta esperanza de vida, y en general pues se parece mucho el lugar que ocupan estos países en el ILE con el que ocupan en el Índice de Desarrollo Humano. Parece que a más libertad, a la gente le va mejor. Pero puede ser una coincidencia. Vamos entonces a ver los países de hasta abajo en el ILE.

 

Mmmmh… Corea del Norte. Venezuela. Cuba. Eritrea. Zimbabwe. Djibouti. En estos países no hay libertad económica. Y pues parece que tampoco hay mucha prosperidad, ni respeto por los derechos humanos.

 

Miren ustedes. Parece que sí conviene hacer políticas públicas que mejoren tu ILE, basados en los países que están hasta arriba y los que están hasta abajo de la lista. Pero puede haber truco. Vamos a seguir explorando un poco.

 

“Los países escandinavos son socialistas”, gritan a voz en cuello los progres mexicanos (desgraciadamente en Estados Unidos varios políticos Demócratas se lo han creído). ¿Qué tan liberales son los países escandinavos? Veamos su lugar en el ILE. Islandia, 11. Dinamarca, 12. Suecia, 15. Noruega, 23. Finlandia, 26. Pues no sé a ustedes pero me parece que no, que esos países no son socialistas. Hay bastante libertad. Solo que en general han decidido, para simplificar la explicación, que van a cobrar más impuestos para dar más servicios. Eso no es socialismo. No importa cuánto se esfuercen en que así sea. Total, los países escandinavos NO son excepción a la regla de que a mejor posición en el ILE, mejor situación general de los habitantes de un país. Van en el mismo sentido.

 

Entonces, como les platico, si vemos los países que están en los primeros lugares de la lista, y luego los que están en los últimos, o el caso escandinavo, no nos llevamos sorpresas. Parece que es un muy buen indicador. Puro país obvio en los mejores lugares, puro país obvio en los últimos… aunque no. Si revisamos bien hay un país africano con una calificación superior a 70 puntos, considerado entonces MAYORMENTE LIBRE, que se llama Botswana. Ocupa el lugar 34, no tan lejos de Finlandia, por ejemplo. Seguro ha de ser un ejemplo de un país que sigue recetas neoliberales dictadas por el FMI a lo estúpido y ha de estar igual de hundido que los demás países africanos vecinos.

 

Tal vez Botswana, el nombre “raro” que aparece en buen lugar en la lista, es el contraejemplo. ¿No?

 

Pues no.

 

Botswana se independizó en 1966 y era de los países más pobres del mundo. Tomó medidas para hacer más libre su economía y los resultados digamos que son favorables. ¿Qué tanto? Pues de 1966 a la fecha, el crecimiento del PIB per cápita en Botswana ES EL MÁS ALTO DE TODOS LOS PAÍSES DEL MUNDO. Tiene por ejemplo una deuda externa muy baja, y por lo tanto, aunque se enojen los defensores de ya saben quién, las calificadoras le dan una mejor nota que a México.

 

En resumen, parece que el Índice de Libertad Económica hace un muy buen papel para indicar el nivel de prosperidad de los ciudadanos de un país, por lo tanto sería deseable impulsar políticas que lleven a México a mejorar en ese índice. Esto parece muy obvio, aunque no se molesten en hacer un sesudo artículo y mandarlo a la revista Trimestre Económico para su publicación: ese pensamiento no está autorizado.

 

Falta solo la última parte de la ecuación. Tomando en cuenta todo lo anterior, ¿el conjunto de las medidas de AMLO nos harán subir o bajar escalones en el Índice? Hasta el momento, con los hechos (declaraciones y afinidades ideológicas aparte), no podemos saberlo. Ha tomado medidas en ambos sentidos.

Me preocupa que no sea un objetivo expreso de este gobierno. Y que incluso mencionarlo sería anatema. Y que el número de funcionarios en pro de más libertad económica es mucho menor que el opuesto. Y que hasta el momento, con lo que se ha visto, aparte de menos numeroso es menos influyente.

 

Si esa preocupación se materializa, entonces el conjunto de medidas que este gobierno tome hará que empeore el nivel de México en el ILE. Y si eso se da, el resultado para el conjunto de los mexicanos será negativo.

 

Veremos qué sucede. No se pierda los debates al respecto en diferentes foros académicos e informales. Bueno. En El Trimestre Económico no. Ahí no hay debate. 

Ahí, a pesar de haber dinero de impuestos de mexicanos de diferentes ideologías, lo que hay son pensamientos prohibidos.

 

¿A quién queremos apoyar Vol. II?

¿A quién queremos apoyar Vol. II?

Pues que ya no va a haber Fórmula 1 en México a partir del 2020. El Gobierno de la Cuarta Transformación decretó, se cansa ganso, que la lana que se dedicaba a eso se va a ir al tiradero de dinero llamado también Tren Maya.

Si usan Twitter se habrán percatado de la narrativa de los epigmenios. “Tal vez traiga beneficios. Pero son a particulares, no al gobierno. Si quieren hacer su F1 que la paguen ellos”.
Muchos han comparado la riqueza que la F1 crea con la que el Tren Maya va a destruir. Pero yo lo veo desde otro enfoque que me preocupa más.

Vamos a asumir que las cuentas de Miguel Torruco, exsecretario de Turismo de CDMX son correctas (esperemos que no sea mentiroso porque AMLO lo hizo secretario federal). Y luego vayamos un paso más allá: imaginemos que NADA de esa derrama económica llega a las arcas del gobierno. Que nadie de los que se beneficie pague un clavo de impuestos. Ni IVA ni ISR ni Impuesto al Hospedaje. Nada. Cero. El gobierno solo pone dinero, los particulares lo ganan y pues qué chistositos los particulares, ¿no? Los seguidores de AMLO, o al menos sus defensores habituales en redes, ven muy mal eso.

Y eso es lo que me molesta de este caso. ¿Pues a quién queremos apoyar?
Esos mismos que hoy piden que cada quien se rasque con sus uñas estaban defendiendo la decisión de AMLO de darle dinero a las familias que vivieran cerca de ductos. Ese pago de derecho de piso, ese “te doy dinero pero de favorcito no me robes”, basado en censos levantados por MoReNa, que mucho dinero costará y que no evitará el robo.

“Pues es lo mismo, ¿no? Al final es el gobierno poniendo dinero para beneficio de particulares”.

PUES NO.

Para recibir dinero si vives cerca de un ducto solo tienes que estar en el censo de MoReNa y esperar a que Banco Azteca sin licitación (porque Don Ganso Necio tiene la conciencia tranquila y la secretaría de la Función Pública mete las manos al fuego por él) te deposite el dinero.

Pero para la F1, amiga lectora, amigo lector, amugu lecturu, no es igual. Ahí para ver un impacto en el bolsillo se debe hacer otra cosa.

TRABAJAR.

Si eres taxista o conductor de Uber y similares, sí, es cierto: El gobierno con lo que pone de impuestos atrae visitantes. Pero TÚ tienes que trabajar moviendo a esos visitantes. Si eres camarera de hotel sí vas a tener más propinas pero hay que lavar más baños y tender más camas. Si eres mesero debes atender más mesas. Si vendes mercancía debes hacerte de inventarios.

Eso hace toda la diferencia. Aún si hay cero pago de impuestos (lo que no es cierto) para equpararlo al caso del Subsidio No Nos Roben Por Favor, de todos modos no son equivalentes ambos apoyos. En uno te anotas y recibes lana. En el otro haces algo más: TRABAJAS.
Y noten que menciono a choferes, recamareras de hotel, meseros. No precisamente gente fifí.

Porque sí, la F1 trae más gente y algunos llegan a los hoteles de las grandes cadenas globales y eso les da dinero y son ricos canallas trasnacionales yanquis. Cierto.
¿Pero qué creen? Que para una cadena global con miles de hoteles en el mundo, si se cancela la F1 en México su efecto será de cero. No solo porque el 99.9% de sus hoteles no están en la CDMX. No. Sino porque si la F1 no se hace en México sino en Los Angeles o Vancouver o Panamá pues ¿qué creen? Que ahí también tienen hoteles. El turista que no usa su hotel en CDMX lo usará en la nueva ciudad sede. El dueño fifí tan contento.

Pero la camarista, el mesero, el garrotero, el botones del hotel chilango… ellos no se quedan tan contentos. Sus contrapartes de Vancouver no les van a enviar dinerito. Pero pues ni hablar. A AMLO se le antoja un Tren Maya que pase por su rancho y si para eso perjudica al que trabaja pues así que sea. Ya vimos que para el taxista en León o Morelia o Guadalajara que aparte de trabajar 16 horas al día se ha tenido que formar tres horas para cargar gasolina, para él, AMLO no tiene una sola palabra. Tiene la desgracia de no vivir cerca de ductos. Le toca chambear.

Y en el caso de la F1 y el subsidio antihuachicol, ¿a quién quiere apoyar la Cuarta Transformación? ¿Al que trabaja, al que atiende al turista, al que lo transporta, lo hospeda, le da de comer? No. Eso es neoliberal. Ocho mil pesos por familia a los de la zona de ductos.

No vaya a ser que un mesero pueda tener más ingresos por la F1, le vaya un poco mejor y luego se cumpla la pesadilla de Yeidckol: que deje de ser pobre y luego se olvide de dónde salió.

Sigue la pregunta entonces. ¿A quién queremos apoyar?

Don Ganso Necio y el corte de agua

*RING*

-¿Quién es?

-Soy Don Ganso Necio, el administrador del edificio.

-Son las 4am de domingo a lunes, Señor Necio. ¿Hay alerta sísmica? ¿Pasó algo?

-Le vengo a decir que acabo de cerrar la llave del agua. Es una emergencia. Los vecinos del edificio de enfrente se la robaban desde hace 30 años.

-Bueno, Don Ganso. Si el problema lleva 30 años no es una emergencia…

-Usted es aliado del robo entonces.

-No, señor. Yo soy VÍCTIMA del robo. El agua que se están robando es MÍA y de los otros inquilinos, no es de los ladrones del otro edificio ni de usted que solo es un administrador temporal. No lo olvide.

-Pues el caso es que ya no hay agua. Cerramos la llave por ocho horas en lo que vemos si logramos averiguar bien a bien qué pasa. Ya que sepamos pues reparamos todo.

-¿Pero por qué ahora? Son las 4am, acabamos de regresar de vacaciones. Venimos sucios, tenemos mucha ropa por lavar. Si van a cerrar ocho horas, ¿No puede ser de 11am a 6pm por ejemplo? Así nos bañamos, lavamos ropa, cocinamos… hasta adelantamos la cena, para que quede preparada.

-No. Ya se cerró.

-¿Pero por qué así, Don Ganso?

-No me preguntes tanto, ladrón.

-Óhquela… que yo no soy ladrón. Yo pago mi agua recibo a recibo. Lo único que quiero es pues… seguir contando con agua. Legal y pagada. Eso es todo.

-Pues ya cerramos la llave de paso.

-Qué locura. En fin. ¿Cuándo va a quedar restablecido definitivamente?

-No sé.

-¿Cómo que no sabe?

-Ño.

-Pero señor Necio, ¿seguro no hay otra manera?

-Ratero.

-No me diga así. Lo voy a acusar con su esposa.

-Ella me defiende. #ConLosNeciosNo

-Bueno. Si ya es decisión tomada, ¿al menos tuvo la precaución de hacer un plan de contingencia?

-…

-¿Sí?

-…

-Se queda callado. ¿No sabe lo que es eso?

-No. Supongo que eso solo lo saben ustedes los rateros.

-Y sigue… mire, mi pregunta es esta. Antes de cerrar la llave de paso, ¿vio si estaba lleno el ROTOPLAS?

-No. Esa es una pregunta de delincuente.

-¿Dejó que se llenara la cisterna?

-Qué cuestionamiento tan fifí.

-¿Acopió agua en baldes, cubetas? ¿Llenó la alberquita inflable donde hacemos Acapulco en la Azotea?

-Parece interrogatorio de mafioso.

-No, señor Necio. Son preguntas de un inquilino al administrador del edificio. Si cierra la llave de paso pero toma precauciones entonces ustedes arreglan y nosotros no nos quedamos sin agua.

-Mezquino.

-Para ser claro: ¿No tomó usted medidas para asegurar que tuviéramos agua?

-Pusnó.

-Ni nos avisó para que nosotros tomáramos precauciones.

-Pustampoco.

-Y cerró la llave sin importar el momento…

-Le repito que era una emergencia.

-Don Ganso, de nuevo, si lleva TREINTA años NO es emergencia.

-Pero al final esto va a quedar al centavo.

-Bueno. ¿Cuándo queda todo?

-No sé.

-¿¿¿¿No puede darme aunque sea un aproximado????

-Lo que diga mi dedito.

-…y su dedito está diciendo “no”. Qué sorpresa.

-Lo importante es que no haya agua para que no haya robo.

-No. Lo importante es meter al bote a los del edificio de junto, y a los de la Compañía de Agua que les ayudaron. ¿Ya están en eso?

-Ño.

-¿Y para cuándo?

-No sé.

-Pues… no me gusta que me roben agua los vecinos del edificio de enfrente pero tampoco quedarme sin agua, sin planeación de ustedes, sin dejarnos planear a nosotros.

-Corrupto.

-Se pudo hacer de otra manera.

-Asaltante.

-Con mejor estrategia.

-Impuro.

-Sopesando alternativas.

-Súcubo.

-Tratando de no afectar a los inquilinos que estamos al corriente de nuestro pago de servicios.

-Pillo.

-No, pues qué amable, Don Ganso Necio.

-#EsUnHonorEstarConmigo