Select Page

Tacos de 30,000 pesos

Hace algunos años, Andy George (a quien le robo la idea del título de esto) quiso averiguar qué pasa si esa idea buenaondita de producir los propios alimentos se aplicaba a un simple sándwich de pollo.

La idea era participar en todo el proceso. Sembrar el trigo para hacer pan, ordeñar a la vaca para obtener leche y de ahí queso, cosechar la lechuga y el tomate… el resultado fue el que se podría esperar:

1. Se tardó seis meses en hacer su sándwich.
2. Le costó 1,500 dólares, con todo y que se permitió muchos atajos (no tuvo que ir al mar por sal, lo que habría elevado aún más el precio).
3. El sándwich quedó horrible.

La conclusión es obvia: tratar de participar en todas las facetas de la producción uno mismo es una pésima idea. Millones de personas desconocidas entre ellos participan cada día en hacer lo necesario para producir sándwiches de pollo al 0.01% de lo que le costó a Andy. Y es que zapatero a tus zapatos, ¿no? Es obvio.

Pero pues… no. Lo que Andy demostró que era absurdo, Andrés Manuel lo quiere implementar en México.

Su propuesta no tiene pies ni cabeza. Empieza diciendo que propone que México produzca todo lo que consume “para evitar fuga de divisas”. Pero… México es superavitario en temas agropecuarios. Eso quiere decir que entran más divisas que las que salen. Si cerramos esa llave y dejamos de exportar e importar libremente, pues ese superávit se vuelve cero. Entonces la solución de AMLO para atacar un problema que no existe (“fuga de divisas”) es impedir que entren miles de millones de dólares de divisas.

Luego viene el tema de la libertad. Claro, los maromeros de AMLO se burlan diciendo “que no se preocupen los ricos que van a seguir pudiendo importar caviar ruso y champaña francesa”. Ese no es el tema. El tema se da del lado de consumidores y productores a nivel más terrenal.

¿Quién en el gobierno será el encargado de decir “el año siguiente se consumirán x toneladas de maíz entonces tendremos que producir x toneladas de maíz”? ¿Y si se equivoca? ¿Y si cambiamos hábitos alimenticios? ¿Y si hay sequías, plagas?

Del lado del campesino, ¿quién le va a decir a los aguacateros que producen aguacates de más y que deben dejar eso para mejor sembrar maíz porque eso lo importamos? ¿Que aguacatero tendrá permiso de seguir haciendo aguacates y cuál tendrá que emigrar al maíz? ¿O será por porcentaje a base de decretos? ¿”Por cada hectárea de aguacate a partir del año siguiente se tendrá que apartar el 16.71% para sembrar maíz amarillo”? En este mismo ejemplo, si sube la demanda de aguacate en el mundo, ¿AMLO irá a convencer al aguacatero de ceñirse a la orden de producir maíz? “No seas ridículo. Nadie va a obligar a nadie a sembrar lo que no quiere. Se usarán tierras ociosas”. ¿De verdad estamos dispuestos a deforestar por sembrar maicito? ¿Cuántas hectáreas de bosques y selvas hay que tumbar para resolver el no-problema de la “fuga de divisas”?

El tema es tan absurdo que salen con el argumento de la “seguridad alimentaria”. Con ese, digamos, argumento, quieren asustar. ¿”Qué pasaría si tienes dinero para importar alimentos pero ninguno de los 200 países del mundo te quiere vender”? ¿Recuerdan ustedes cuando se dio ese caso?

Yo tampoco.

Con ese argumento de la seguridad alimentaria yo creo que los ricos del mundo están angustiados y los ejidatarios de la sierra, felices. ¡Qué tranquilos andan Slim, Bill Gates y Elon Musk sin saber que tal vez mañana mueran de hambre porque no producen comida! ¡Qué privilegiados en cambio los que tienen su parcelita!

El sector primario de la economía es en proporción cada vez más pequeño y eso no va a cambiar. Una persona pobre gasta un muy alto porcentaje de sus ingresos en obtener comida. Pero a medida que los ingresos aumentan, esa proporción va bajando. Eso es evidente no solo en los países desarrollados sino también en México y similares.

Si AMLO aplica su política de autoconsumo tendremos una peor balanza comercial, menos libertad de productores y consumidores, un desastre ambiental y un incremento brutal en precios (salvo que alguien diga que México es mejor haciendo cada producto alimenticio que se genera en el planeta que cualquier otro país). A cambio de eso solo tendríamos una falacia de seguridad alimentaria por si todos los productores de todos los países del mundo deciden levantarse un día y decir “no quiero el cochino dinero de los mexicanos entonces no les voy a vender mi producto”.

En México hay dos campos (en general. Obvio hay excepciones). El del norte que es próspero, tecnificado, especializado, con seguridad en la tenencia de la tierra y con valor agregado; y el del sur que es lo opuesto. Hay que hacer políticas públicas que emparejen ambas realidades, lo que además al subir la demanda de mano de obra (hoy en general un agricultor del norte puede emplear gente pero uno del sur no) incrementa los salarios de los trabajadores del campo.

Si nos empeñamos en producir todo lo que consumimos no llegaremos a tener tacos de 30,000 pesos (el equivalente a ese sándwich de 1,500 dólares). Pero si tendremos comida más cara, los consumidores menos opciones y los productores menos libertad.

Todos los países, hasta México, tienen programas públicos de ayuda al campo. Pero ningún país produce todo lo que consume.

Hagamos políticas inteligentes para ayudar a los campesinos pobres.

Dije inteligentes, AMLO. No regresar 30 siglos el reloj de la especialización del trabajo.

De Herencias y Donaciones

De herencias y donaciones
 
 
El caso en general es conocido. Meade en el debate quiere evidenciar a AMLO diciendo que mintió en su #3de3 (en lo que, por cierto, tiene toda la razón) y tiene departamentos a su nombre. AMLO le responde que si es cierto se los regala. Y algún genio en la campaña (¿Nuño? ¿Javier Lozano? ¿Enrique Ochoa?) le dice “insiste en el tema. Exige los departamentos y di que son para los damnificados”.
 
Al calor de un debate, o en las reacciones posteriores, se pueden cometer errores. Uno de ellos lo cometió AMLO cuando dijo que le echaron montón y que no tuvo tiempo de contestarle a Anaya. Era de libro de texto básico darse cuenta de que Anaya le iba a decir “pues entonces debatamos tú y yo solos”. AMLO ha dejado de insistir en el tema. Pero Meade sigue con lo suyo. Va por los departamentos.
 
Vamos a repasar el tema: dos departamentos que no son de lujo eran de AMLO y su primera esposa. Ella se muere sin testamento. AMLO dona la parte que le corresponde en favor de los hijos de ambos. Hay papeles de ambas cosas.
 
Lo que falta es algo de notarios. Una inscripción en el Registro Público de la Propiedad. El pecado mayor por ese lado es que tal vez no se ha cubierto algo de impuestos. Tal vez.
 
Imaginen este caso: Un albañil trabaja seis días por semana, diez horas, a cambio de $300 diarios. Vive en una colonia sin servicios. Con mucho esfuerzo va comprando bultos de cemento para poder “crecer” su casa, haciendo otro cuarto donde espera que pueda vivir su hijo cuando se case. ¿Qué opinaría ese albañil si Meade le dice “en realidad este cuarto no te debe pertenecer porque no diste aviso al Municipio del Inicio de Obra, ni presentaste planos ni estudios de factibilidad”? Tanto el albañil como el 99% de los demás opinaríamos lo mismo: ese cuartito extra es de él y se acabó. Cualquier otra cosa es injusta.
 
 
O este otro: Una madre soltera lleva 25 años trabajando de cajera en un banco. Clase media baja, no tuvo muchos estudios pero es eficiente en su trabajo. Es madre soltera y su hijo de 18 años va a entrar a la universidad. Ella quiere comprar un auto porque la escuela de su hijo está lejos de donde vive. Entonces pide un crédito en la chamba. Emocionada le entrega el auto a su hijo. ¿A qué le sabría que le dijeran “pues legalmente el auto es tuyo. No de tu hijo. Si te mueres no vaya a ser que se lo quitemos a tu bendición porque aunque él lo usa, no es el dueño y mira, te voy a explicar la diferencia legal entre propiedad y posesión a la luz del derecho romano”? Pues yo creo que romanamente la señora dirá “pues háganle como quieran pero el carro es de mi hijo”. Cualquier otra cosa es injusta.
 
Entiendo que haya gente que opine que de fondo Meade tiene razón y le tocan los departamentos. Exploremos ese tema:
 
Desde el punto de vista político: Imaginen la escena. AMLO convoca a conferencia de prensa. Explica cómo él y su esposa lograron comprar los departamentos, y pone fotos de sus hijos y su esposa jugando en él. Comenta que su esposa quiso que los departamentos fueran de sus hijos y que él lo respetó y donó su parte, lo que comprueba con documentos. Pero luego dice que ni hablar, que faltó un trámite en el Registro Público de la Propiedad y que él se comprometió con Meade y que accede a donarlos. Va a apresurar todos los trámites para que todo quede en firme en breve. Acto seguido los hijos pasan al frente, comentan lo felices que vivían con su mamá en esa casa hasta que ella murió, que ahí guardan muchos recuerdos hermosos pero que la palabra de su papá es más importante. Ellos le dan los departamentos a Meade para que él los done a damnificados de los terremotos… comentando que como titular de SHCP fue precisamente Meade el que concentró los recursos gubernamentales, así como las donaciones internacionales, y que, honestamente no han visto que se hayan aplicado tan bien. Ellos reiteran que le dan los departamentos a Meade… comentando que ya verán ellos en dónde vivir porque no les alcanza para una casa en Chimalistac. O en Malinalco. O junto a la Casa Blanca de EPN. En fin, que si para Meade es más importante la formalidad del Registro Público de la Propiedad que la voluntad de una mamá muerta, pues que así sea. ¿Se imaginan el impacto de eso sobre los indecisos? ¿Alguno dirá “yo no sabía por quién votar pero ahora que veo que Meade se quedó con los departamentos que a esos jóvenes les dejó su mamá al morir pues ya me decidí y voy a votar por el PRI”? Si alguien todavía me está leyendo le pregunto, ¿se le hace más justo que los bienes de los padres se los queden los hijos, o un tercero que demuestre que no están correctamente inscritos en el Registro Público?
 
Desde el punto de vista legal: Dejen las consideraciones políticas y emocionales. AMLO acepta que debe donar los departamentos. ¿Puede? No. Él donó su mitad a sus hijos. Hay un juicio de intestado que se resolverá a favor de los hijos. Entonces el camino para poder darle los departamentos a Meade es terminar el juicio sucesorio, y con esa resolución más los documentos de la donación, acudir al notario para formalizar la propiedad de los hijos, que haya escritura y que se inscriba en el Registro. Y en ese momento los hijos tendrían que ceder los departamentos a Meade. Es decir, que AMLO no puede enajenar por su cuenta los departamentos. En ese sentido no son suyos.
 
Hoy AMLO tiene a Meade en la lona. Si AMLO decide donarle los departamentos, Meade ya no se podrá levantar ni con grúa.
 
Meade llegó al debate queriendo exhibir que AMLO mintió en su #3de3. Le respondieron otra cosa, y tragó el anzuelo. Y la gente que lo rodea en vez de decirle que se calle, hace más ruido con sesudos análisis que podrán tener todas las razones jurídicas que gusten pero que implican que unos hijos no se queden con bienes de su mamá muerta porque un par de trámites no se terminaron.
 
N’ombre. Son unos genios.

La Objeción de Conciencia y la Constitución Moral

*En cualquier hospital público de México*
–      Hola, doctora Femin Hazi. Tengo un dolor muy fuerte en la panza. ¿Me podría revisar?
–      CLARO QUE NO.
–      Ah, caray. ¿Y por qué no, doctora Hazi?
–      PUES PORQUE ERES ONVRE.
–      Bueno, pues… sí. Soy homb…
–      NO TIENES CUERPA SINO CUERPO.
–      Pues… supongo que sí. Ya vi el diccionario y tengo cuerpo.
–      PUES MI CONCIENCIA ME DICE QUE ERES PARTE DEL HETEROPATRIARCADO OPRESOR FALOCRÁTICO. SI TE REVISO Y TE CURO VAS A SALIR A LA CALLE A MATAR MUJERES #NIUNAMENOS
–      Oiga, ¿cómo le hace para hablar con hashtags?
–      NO SEA PAYASO. SALGA DE MI CONSULTORIO Y PIDA OTRA CITA PORQUE NO SE ANDA MURIENDO.
 
*Al día siguiente*
–      Hola, doctora Isra Helita. Tengo un dolor muy muy fuerte en la panza. ¿Me podría revisar?
–      Bueno, eso depende.
–      Ah, jijo. ¿Y de qué depende, doctora Helita?
–      De si está usted circuncidado.
–      ¿Y qué tiene qué ver si estoy circuncidado?
–      Pues que D-os solo acepta a los circuncidados dentro de su pueblo elegido. Y si D-os no te eligió, mi conciencia me dice que no debo atenderte
–      ¿A poco para que me atienda me tengo que hacer un penicure?
–      Pues sí. Entonces mi conciencia me dirá que usted es parte del pueblo elegido y le revisaré su panza. Por lo pronto, salga de mi consultorio.
 
*Un día después*
–      Hola, doctor Yun Kemosho. Tengo un dolor muy muy muy fuerte en la panza. ¿Me podría revisar?
–      Antes déjeme hacerle unas preguntas.
–      Újule, doctor Kemosho. Se me hace que ya empezamos con problemas.
–      ¿Cuál es su estado civil?
–      Pues mire, me divorcié hace tres años, y me volví a casar en octubre del año pasado.
–      Entonces no lo puedo atender.
–      ¿Pero por qué no? Soy buena persona. Adoro a mi esposa actual. A mi ex le paso pensión, compartimos la custodia de nuestros hijos… ¿cuál es el problema?
–      El problema es que mi conciencia me dice que usted está viviendo en pecado. Lo que dios unió, no lo puede separar el hombre. Matrimonio hay uno y es para siempre. Yo no lo voy a atender hasta que deje de vivir con su amante y regrese con su legítima y única esposa.
 
Podría seguir esta historia mucho tiempo (pero creo que ya no me está leyendo nadie). A este paciente, mientras no esté en inminente peligro de muerte, cualquier médico lo puede rechazar. Impunemente. De hecho estaría prohibido para el IMSS o el ISSSTE tomar medidas contra estos profesionales de la salud. Todo esto quedó aprobado por el congreso mexicano este año.
 
Para ser claros, un doctor podría rechazar atender a un paciente por estar tatuado si considera que eso va contra su libertad de conciencia… para posteriormente rechazar al siguiente paciente por no estar tatuado, porque su conciencia ahora le dice otra cosa. De hecho una buena idea para un médico con plaza pero sin escrúpulos es decir que su conciencia le dicta que cualquier tratamiento es contrario a sus valores y listo. Cobrará cada quincena sin hacer absolutamente nada. No lo pueden correr.
 
¿Exagero? Pues les transcribo el artículo 10 Bis que acaban de adicionar a la Ley General de Salud:
 
 
“Los profesionales, técnicos, auxiliares y prestadores de servicio social que formen parte del Sistema Nacional de Salud, podrán hacer valer la objeción de conciencia y excusarse de participar en todos aquellos programas, actividades, prácticas, tratamientos, métodos o investigaciones que contravengan su libertad de conciencia, con base en sus valores o principios éticos”.
 
Sí, esa reforma a la ley que muchos celebran porque “permite que los doctores no asesinen a seres humanos en el vientre de su madre” NO menciona al aborto por ningún lado.
 
Sí, esa reforma a la ley que muchos celebran porque “permite a los doctores no matar viejitos enfermos cuando están desahuciados porque dios todavía no los llama a su reino celestial” NO menciona a la eutanasia por ningún lado.
 
Esta ley de objeción de conciencia efectivamente permite a un médico antiaborto negarse a realizar un aborto. Pero también permite a otro médico proaborto negarse a atender la vesícula a una opositora al aborto, con la sola condición de que diga que atender a una opositora al aborto va contra sus principios éticos.
 
Se me hace curioso que los ríos de tinta que corrieron cuando se aprobó ese artículo se convirtieron en debates sobre el aborto cuando no hay una palabra sobre ese tema. Solo la redacción más amplia del mundo, donde cabe cualquier cosa. Una consulta médica es una ACTIVIDAD. Y los valores y principios éticos son personalísimos, y encima cambiantes. “No voy a curar indígenas para que se mueran rápido y mejore la raza” ES un principio ético. No podemos tener una ley que permita eso.
 
Si todo este espectáculo se dio para que los profesionales del sector salud se puedan negar a hacer un aborto, cambien la ley y escriban eso. “Al que no quiera practicar un aborto se le permitirá no hacerlo”. Y entonces ya por lo menos circunscribimos ese artículo de la ley a un tema específico y a ver qué sale del debate y posterior votación.
 
Pero no dejemos abiertas tantas puertas a la discrecionalidad absoluta.
 
Este tema se me hace muy importante porque el candidato que lidera todas las encuestas ya propuso una Constitución Moral. Y esa terrible idea nos pondría en una situación similar. Como todos tenemos diferentes concepciones sobre la moral, será imposible que nos pongamos de acuerdo todos. Entonces no habrá de otra: esa Constitución Moral tenderá a imponer a algunos la opinión de otros. No importa si la opinión a imponer es mayoritaria. No importa si es la que a los gobernantes les agrade más. No importa si la religión mayoritaria está de acuerdo con ella. Es muy peligroso que el gobierno marque pautas de lo que es moral o no, más allá de si lo que se plasme en la Constitución Moral es o no vinculatorio.
 
Este artículo de la Ley General de Salud fue propuesto por una diputada del PES, partido aliado de AMLO. Un senador expanista pero hoy en MoReNa fue de sus impulsores. Gente del entorno de AMLO apoyó esto.
 
Este artículo de la Ley General de Salud fue votado a favor por la mayor parte de los legisladores del PRI. Gente del entorno de Meade apoyó esto.
 
Este artículo de la Ley General de Salud fue votado a favor por la mayor parte de los legisladores del PAN. Gente del entorno de Anaya apoyó esto.
 
Por si faltaban nubes en el panorama. Aunque honor a quien honor merece, la mayoría del PRD, MoReNa, Nueva Alianza y Movimiento Ciudadano Nanananana Nanana votaron en contra.
 
Comentario final: Si no levantamos la voz contra este artículo ahora, no nos quejemos cuando tengamos una Constitución Moral que no nos guste mañana.

Post Data: Al articulo finalmente aprobado le quitaron la parte de “sus principios éticos y valores”. Dejaron la objeción de conciencia sin delimitarla. Sigue sin hablar de aborto.

Orgullo ITAM

Orgullo ITAM
 
¿Somos malos técnicos los egresados del ITAM? Pues dice AMLO que sí. Él dice que en general así es, basado en los secretarios de Hacienda que han egresado de ahí. Sin embargo, dice magnánimo, hay algunas excepciones.
 
¿Se dan cuenta, de entrada, del paupérrimo nivel lógico que AMLO demuestra? A ver, ¿qué porcentaje de los egresados del ITAM ha sido secretario o, para ampliar la base, subsecretario de Hacienda? Su generalización tendría sentido si, digamos, el 90% de los egresados son o han sido altos directivos en SHCP. Pero en realidad ese número no llega al 60%. Ni al 20%. Ni al 1%. Ni al 0.1%. Es decir, AMLO generaliza al 99.9% por lo que percibe que hace el resto. De ese tamaño la falta de honestidad, de raciocinio o mala leche.
 
Tenemos entonces a una enorme mayoría de egresados del ITAM, entre los que me incluyo, que no trabajamos en el gobierno mexicano, en ninguno de sus niveles.
 
Muchísimos de esos egresados del ITAM, entre los que me incluyo, pudimos estudiar ahí gracias a becas o becas-préstamo.
 
Si AMLO fuera analítico, o si aceptara que sus asesores le explicaran, sabría que su comentario generalizador es, sin lugar a dudas, inequívocamente, falso.
 
¿Cómo se demuestra eso? Fácil. Vamos a suponer que el itamita que entra a SHCP lo hace por palancas, a pesar de ser un mal técnico, y ya si de paso es corrupto pues hasta mejor. Supongamos que eso es cierto y ya. Pero si eso engloba a menos del 0.1% de los egresados del ITAM, nos queda más de un 99.9% para ver la generalidad.
 
Empiezo por mí (ni modo). Yo tengo un muy buen trabajo en Suiza. Pero sigamos con los demás: Conozco muchos itamitas que trabajan o han trabajado también en Suiza. También conozco muchos itamitas que trabajan o han trabajado en Alemania, Israel, Estados Unidos, Canadá, Irlanda, Reino Unido, Italia, Australia, Japón, China, Holanda, España, Suecia, Brasil, Singapur, Francia… todo eso fuera del gobierno mexicano. Fuera de palancas de SHCP.
 
Para lograr ese tipo de cosas, los itamitas hemos necesitado demostrar conocimientos técnicos en nuestras áreas (porque no todo en el ITAM es Licenciatura en Economía). Y la suma de los itamitas hemos enfrentado exámenes de admisión a maestrías y doctorados, exámenes de oposición, certificaciones, apoderamientos, cursos, diplomados, especializaciones… ¿y qué creen? Que muchos, muchos, hemos podido. Entonces malos técnicos, en general, no somos. Salvo que AMLO piense que si un itamita pasa una certificación financiera en Londres o lo aceptan en una universidad en Boston es porque la mafia del poder le ayudó. Me centro en los que estamos fuera de México para evitar la crítica fácil que los muy exitosos itamitas que están en el sector privado o académico en México deben sus éxitos a los beneficios fifí de ser del ITAM.
 
Los ejemplos de egresados del ITAM que no tienen nada que ver con el gobierno y que han sido exitosos en sus carreras profesionales son abundantes. De hecho hay tantos que muchísima gente cree que el ITAM es una universidad con muchos más alumnos de los que realmente tiene.
 
Tal vez esa es una de las razones para la generalización de AMLO. Le sale muy barato criticar al ITAM porque somos muy pocos. En el ITAM hay muchos menos alumnos que en la UDLA, la Ibero, la UAG o que en las Anáhuac, y desde luego muchos muchos menos que en el ITESM. Y eso de criticar a minorías con generalizaciones es muy exitoso porque ayuda a encontrar a un enemigo común, causante de todos los males. Ese tipo de comentarios está sacado de los manuales epigmenios.
 
¿Hay egresados del ITAM corruptos? Seguro que sí. ¿Hay egresados del ITAM que sean malos técnicos? Desde luego. También habrá algunos que no quieran a los perritos bebé, alguna le habrá sido infiel a su esposo con el compadre, y seguro aquel otro se come los mocos. Forma parte de cualquier comunidad, no hay más misterio en eso. Pero sí hay tendencias, generalidades. Y la generalidad de los egresados del ITAM no es la de ser empleados de alto nivel de Hacienda, ni de no tener capacidad técnica, ni de ser corruptos.
 
El mercado laboral, tanto en México como en el resto del mundo, opina diferente que AMLO.

Las principales instituciones académicas, tanto en México como en el resto del mundo, opina diferente de AMLO.
 
Orgullo ITAM.

Propuestafobia

Propuestafobia

La semana pasada salió un artículo que se llamaba “Amlofobia”. El argumento era básicamente que si alguien no piensa votar por AMLO es porque lo ve morenito, de pueblo y pronuncia como cojteño. Muchas personas han estado replicando eso en sus redes sociales.

Ciertamente en México hay clasismo. Pero se me hace un análisis muy limitado, al no dejar la posibilidad de que a algunos lo que no nos guste son sus propuestas.

Me voy a centrar solo en dos de ellas, dando mi opinión de por qué creo que son muy malas para el país. Puede ser que mis cuatro lectores y lectoras y lecteres y lecterxs estén de acuerdo conmigo, puede ser que no. Muy respetable. Mi punto es que para opinar sobre las propuestas no necesitaré hacer ninguna calificación al origen social o color de piel de AMLO. En lo personal hacia él tengo propuestafobia, no amlofobia.

DOS MEDIOS AEROPUERTOS

La semana pasada él declaró, inequívocamente, que va a suspender la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, y que va a impulsar su idea de las pistas en Santa Lucía, manejando dos aeropuertos alternos. Ante la pregunta de la validez de los contratos existentes, él dijo que no había problema pues se respetarán. Su idea está muy clara: se le dio a la empresa X un contrato de mil pesos para poner mil ladrillos, él honrará el contrato pero al tomar posesión le dirá a X “ahora los ladrillos los pones allá”.

¿En serio no tiene él a nadie que le haga ver lo absurdo de lo que propone? Si la empresa X tiene un contrato por dos años (2018 y 2019), entonces este año pondrá 500 ladrillos en el NAICM y en 2019 pondrá los otros 500 en Santa Lucía. El gobierno le paga completos los mil pesos y entonces la empresa no demanda: entregó lo que le pidieron, recibió su pago. Bien.

¿Y los mexicanos con qué nos quedamos? Pues con 500 ladrillos en donde iba a ser el NAICM y 500 ladrillos en Santa Lucía. Ya nos gastamos los mil que teníamos presupuestados y tenemos dos medios aeropuertos.

“Estás amlofóbico”, me podrán decir. “Ninguna empresa ha empezado a trabajar en el NAICM. Entonces cuando AMLO tome posesión solo les pide que empiecen los trabajos en Santa Lucía y ya”.

Pues bien, juzgue cada uno. Les propongo algo: si toman un vuelo que salga del AICM pidan una ventanilla del lado izquierdo del avión (2A, 15A, cualquier A). Al minuto de despegar volteen a su izquierda: es innegable el avance que lleva el NAICM. Se ve el trazo de las pistas con mucha claridad. Se ve la forma del agua… perdón. Es la costumbre. Les decía que se ve la forma de la terminal. Ahí hay ya gastados muchísimos miles de millones de pesos. Todo eso se desperdiciaría. De aquí a septiembre, que entra el nuevo congreso, se gastarán miles de millones adicionales.

Habrá quien diga que con todo y eso será más barato desperdiciar ese dinero y construir en Santa Lucía. A mí los números no me dan. Pero por favor, no es amlofobia pensar que esa propuesta no tiene pies ni cabeza.

LAS REFINERÍAS

En ningún país desarrollado tiene el presidente la facultad de ordenarle a la petrolera estatal en qué gastar. “STATOIL en Noruega”, gritan muchos como ejemplo de una buena empresa productiva donde el gobierno tiene mayoría. Y tienen razón. STATOIL lo ha hecho muy bien. ¿Pero qué creen? Que el gobierno no puede simplemente levantar el teléfono y decirle a su director general “Oye, Eldar, constrúyete un par de refinerías y mira, yo te digo en qué lugares”. ¿Saben quién gobernó así? José López Portillo. De piel blanca, de buena familia, no hablaba como cojteño, 100% fifí. Según los proponentes de la amlofobia, si JLP lo propuso está bien y si AMLO lo propone está mal. Pero no. Esas decisiones suelen ser desastrosas las proponga un güero, un moreno, un mulato o un pelirrojo.

Vamos a pensar que mágicamente el director que AMLO ponga en PEMEX le compre la idea. Ja. Bueno. ¿Saben ustedes cuánto pierde PEMEX Refinación? Se van a asustar. En el sexenio ha perdido centenares de miles de millones de pesos. Los trabajadores de PEMEX están sindicalizados. Su líder, no sé si les suena, se apellida Romero Deschamps. No es un buen tipo. Y se acaba de reelegir hasta 2024, o sea que le toca de herencia al que llegue. ¿A ellos les vamos a entregar refinerías nuevas?

“Pero los gringos están haciendo refinerías en Texas para venderle gasolina a México”. Cierto. Pero hay algunas diferencias. Primero y antes que nada, son privadas. No hay dinero de impuestos. Segundo, son muy pequeñas. Las que propone AMLO son más de 20 veces mayores (lo que incrementa el riesgo de nuestro dinero). Y tercero, tienen acceso al petróleo ligero que se produce en Texas. Una refinería mexicana con petróleo pesado no podría competir en precio aún si PEMEX Refinación fuera (jajaja) igual de eficiente que las texanas (jajajajajaja). Recuerden, hablamos del PEMEX Refinación que pierde carretadas de dinero.

Lo que AMLO podría hacer es proponer un cambio en la política energética en donde defina su prioridad. ¿Quiere autosuficiencia energética? Respetable. Solo que debemos saber entonces que tendremos gasolina y electricidad caras. ¿Quiere bajar los precios de los energéticos? Respetable. Entonces debe fomentar la inversión privada energética en México, y comprar en cualquier país del mundo que cobre menos.

Yo prefiero la segunda opción. AMLO sostiene que se puede tener ambas. Eso sería pensar que México tendrá la fórmula mágica para siempre producir más barato que en el extranjero. Yo no se lo creo.

Podría seguir comentando propuestas suyas. Me da mucho miedo por ejemplo eso de la Constitución Moral. Simpatizo con algunas otras, como las que tienen que ver con austeridad o la idea de la descentralización. Me gusta que haya esbozado su gabinete con anticipación. No le tengo fobia.

Pero dejo esos dos ejemplos. Se me hace absurda la idea de los dos medios aeropuertos en donde nos gastamos todo el dinero y nos quedamos sin reemplazo del AICM. Se me hace peligrosa la idea de un presidente que, sin un plan de negocios detallado, decida sobre una inversión que la mayoría de los expertos no recomienda, pasando por encima del consejo de administración y de la dirección general de la empresa, y se me hace poco realista prometer al mismo tiempo autosuficiencia y menores precios.

¿Que estoy equivocado? Puede ser. Pero por favor no vengan a decir que si uno no piensa votar por AMLO es porque nos parece de pueblo. En millones de casos no es así.